martes, 13 de junio de 2017

Cómo lograr no abandonar la dieta

 Consejos para no abandonar la dieta



Cómo no abandonar la dieta



¿Ya has probado todos los tratamientos adelgazantes  en el mercado y  no has logrado buenos resultados?

Comenzar nuestra  dieta es relativamente sencillo, por lo general tenemos mucho ímpetu y nos ceñimos estrictamente a los nuevos hábitos de alimentación.

 Lo difícil es mantener la dieta, ya que probablemente nos veremos enfrentadas a muchísimas tentaciones que pondrán a prueba nuestra  fuerza de voluntad.

 Si seguimos estos sencillos  consejos para no abandonar la dieta podremos lograr el peso ideal y mantenerlo a largo plazo.

¡Realmente funcionan!






Debemos fíjarnos un objetivo que sea realista

 Si  decidimos ayunar o solo ingerir jugos para ponernos un vestido  de talla pequeña el siguiente fin de semana, lo más probable es que cuando nos ataque el hambre nos demos una gran comilona. Esto hará que te sientas frustrada y que abandones la dieta rápidamente.

Debemos estudiar nuestro cuerpo y fijarnos un objetivo que sea  realista, con metas diarias que podamos lograr con relativa facilidad, si deseamos adelgazar definitivamente y mantenernos en el peso ideal.


No saltarse el desayuno y desayunar bien

 Es muy probable que estés cansada de escuchar que el desayuno es la comida más importante del día, pero detrás de esta frase hay un argumento científico.

Si ingerimos algo saludable apenas nos levantamos repondremos los nutrientes que nuestro organismo ha consumido durante la noche y regularemos los niveles de glucosa en la sangre, lo que evita que tengamos deseos de comer más de lo habitual en el almuerzo o durante la tarde.

Reducir las porciones

Si has intentado varias dietas anteriormente sabrás la angustia que te genera la idea de que haya "alimentos prohibidos". Por otra parte, es poco probable que pases el resto de tu vida sin probar una porción de tarta o un delicioso postre de chocolate.

Es por ello que para adelgazar definitivamente es importante no  eliminar ninguna comida sino controlar el tamaño de las porciones que comemos habitualmente e introducir algún acompañamiento saludable a nuestro menú. Esto no solo será bueno para nuestra salud sino que nos brindará una mayor sensación de saciedad.

No hay que pasar hambre

Si mientras hacemos la  dieta sentimos la sensación de mucha hambre y contamos las horas que faltan para comer, es probable que la dejemos rápidamente.

 Está comprobado que comer un tentempie saludable entre comidas acelera nuestro metabolismo, lo que nos permitirá adelgazar más rápidamente.

 Si ingerimos una porción de queso, gelatina, un poco de yogur descremado o una fruta cada tres horas, a la hora del almuerzo o de la cena tendremos menos hambre y nos resultará muy fácil controlar el tamaño de las porciones.

Beber agua antes de comer
Es muy importante  beber de seis a ocho vasos de agua al día. Tal vez te cuesta mucho lograr esa meta , pero puedes probar con un truco que no solo te permitirá reducir el hambre sino que te aportará la cantidad de líquido que tu cuerpo necesita a diario.

Antes de cada comida, sin excepción, ingiere dos vasos de agua. Esto hará que sientas una mayor saciedad y te permitirá bajar de peso.





Hay que comer lentamente

Si realmente deseamos adelgazar definitivamente, debemos modificar ciertos hábitos a la hora de comer. Nunca lo haremos de pie o mirando la televisión.

 Aunque estés sola, prepara la mesa, usa los cubiertos y disfruta de tu comida. Puede ser que si nos distraemos mirando un programa de televisión o una película, tal vez ingeramos más cantidad de alimentos sin darnos cuenta.

 Además, debemos masticar lentamente, para darle tiempo a nuestro organismo a que nos envíe la sensación de saciedad y para lograr una mejor digestión.

Recurrir a las infusiones cuando tengamos hambre
 
Cuando tengamos hambre o ansiedad recurriremos a las infusiones para no darnos un gran atracón. El té nos  aportará una sensación reconfortante y al tratarse de una bebida caliente, nos aportará una mayor sensación de saciedad.

Podemos endulzarlo con miel o con stevia para lograr un mejor sabor o probar  el té verde, que tiene antioxidantes y además te ayudará a quemar las grasas.

Realizar alguna actividad física

La actividad física es una buena forma de quemar parte de las calorías que ingerimos. Por ello, cada vez que tengamos un ataque de hambre en lugar de correr al frigorífico trataremos de movernos.

¿Te gusta la música? Reproduce una canción que te agrade y ponte a bailar o úsala de fondo, para realizar las tareas domésticas con mayor energía.

Trataremos  también de caminar un poco más, estacionar nuestro  vehículo un poco más lejos  del sitio al que deseamos ir, en lugar de perder el tiempo buscando un lugar frente a la puerta o sacaremos a pasear a nuestra mascota para olvidarnos de la necesidad de comer.

Realizar actividad fisica




No vivir pendiente de la balanza

Si bien es muy normal que deseemos comprobar los resultados de nuestro esfuerzo, la balanza puede ser la peor enemiga a la hora de mantener una dieta para adelgazar.

En primer lugar el peso no necesariamente reflejará los cambios que paulatinamente se están dando en  nuestro cuerpo, ya que existen numerosos factores que pueden alterarlo, como la retención de líquidos debido al consumo excesivo de sal o al periodo premenstrual.

 Por otra parte, si crees que pierdes poco peso para el objetivo que te has fijado, ello puede hacer que te sientas angustiada y que decidas echar todo por la borda.

Es por ello que es aconsejable que solo te peses una vez al mes.

Busca una actividad alternativa en lugar de comer

  Cuando sintamos la necesidad de comer, buscaremos una actividad alternativa que sea incompatible con el hecho de ingerir alimentos.

Llenaremos la bañera con algunas sales aromáticas y disfrutaremos de un baño relajante, también podemos hacernos la manicura o aplicarnos una mascarilla casera en el rostro.

Ello hará que nos olvidemos del hambre y nos permitirá sentirnos mejor con nosotras  mismas, lo que aumentará la motivación para continuar con la dieta.

Comer antes de salir

Si te invitan a un restaurante o a celebrar una fiesta, intentaremos no te saltarnos comidas con el fin de ahorrar "calorías" para ingerirlas durante la reunión.

Eso hará que tengamos mucha hambre y que comamos en exceso. Si continuamos con nuestro plan de alimentación, en el que ingerimos alimentos cada tres horas, nos resultará más fácil controlar las porciones que ingerimos fuera de casa y no abandonaremos la dieta.

Lleva un control y registro de nuestro progreso

Una buena forma de mantener la motivación e ilusión  y no abandonar la dieta es llevar un registro y control de nuestro progreso.

Hoy en día, existen aplicaciones muy completas que podemos descargar  y que nos permitirán controlar los alimentos que ingerimos, contar las calorías y encontrar recetas o planes de alimentación adecuados. Incluso podremos compartir nuestros avances con otras personas a través de las redes sociales, quienes te ayudarán en los momentos de flaqueza y bajón.

Controlar la ansiedad

Si acostumbras a comer cada vez que te estresas o cuando tienes un problema, debes buscar otras alternativas más saludables para controlar la ansiedad. Trataremos  de realizar algún ejercicio de meditación o buscar un nuevo pasatiempo o hobby para calmar los nervios. También puedes probar con el yoga, que además de relajarte tonificará tu cuerpo y te ayudará sin lugar a dudas a bajar de peso.

Duerme mucho

Al contrario de la creencia popular, dormir hace que consumas calorías, ya que tu cuerpo necesita quemarlas para mantener las funciones más básicas. Además, libera la hormona de crecimiento, que es la encargada de crear nuevos tejidos y de aumentar la masa muscular.

Por otra parte, mientras duermes no comes por lo que debes aprovechar a descansar todo lo que puedas y ello te ayudará a no abandonar la dieta.


Dormir mucho


No pospongas actividades para cuando estés delgada

Si estás realizando una dieta para adelgazar es lógico que fantasees con los resultados y que imagines cómo lucirás con un vestido ajustado o con un bikini pequeño, pero lo peor que puedes hacer es posponer determinadas actividades para más adelante, cuando estés delgada.

Eso genera una gran angustia y puede provocar atracones o que decidas dejar tus nuevos hábitos alimenticios. En su lugar, busca prendas que te favorezcan, destaca tus rasgos más bellos y trata de disfrutar de las fiestas, de la playa o de salir con tus amigas ya que eso mejorará tu estado de ánimo y te dará más fuerza para continuar.




Descubre nuestra sección de recetas saludables en La Cocina de la Abuela. Si eres un apasionado de la cocina y necesitas ideas para el día a día o quienes preparar un plato especial para un día especial, aquí tienes todo lo que necesitas. Navega por nuestras recetas de forma rápida y encontrarás comidas deliciosas.

0 comentarios:

Publicar un comentario

valora el blog

No te lo Pierdas

LO ÚLTIMO